La ciudad y sus habitantes

Los grafitis en una ciudad son señales enviadas desde lugares remotos. Hace años se creía que eran enviados por náufragos, habitantes de islas solitarias en el océano de las mega urbes-. se pensaba que venían desde la ancestral memoria del animal que aún está en el inconsciente colectivo y que eran marcas dejadas para señalar territorios de hordas urbanas. Tal vez así fue.

Sin contradecir esas reflexiones, me parece que hoy los grafitis tipo mural se han convertido en una forma de interacción entre la sociedad y sus habitantes. Están por supuesto los artistas urbanos, los primeros interesados en plasmar su huella en un muro público. De la mano, están los promotores que van desde funcionarios o empresarios hasta personas que desean darle un toque artístico a su propiedad.

Por eso, hoy presento algunos detalles del muro norte de la Escuela Rosario Castellanos, en Tuxtla Gutiérrez. Además de la belleza, del contenido identitario plasmado en los muros, está la evidencia de la coordinación de maestros, autoridades y grafiteros para mostrar cómo nos vamos relacionando con nuestros espacios en las ciudades contemporáneas, como Tuxtla Gutiérrez.

Fotografía: Rafael de J. Araujo González. 2019

Fotografía: Rafael de J. Araujo González. 2019

Fotografía: Rafael de J. Araujo González. 2019

Comentarios

Entradas populares de este blog

Paso Burro, Berriozábal

Mural en las calles... y en el río también!

Construcción del patrimonio natural local: el parque del oriente en Tuxtla Gutiérrez