Paso Burro, Berriozábal

Un ejemplo de la mano humana afectando el patrimonio natural

"Paso Burro, Berriozábal, Chiapas" Fotografía de Rafael de J. Araujo González. 2018

Para la capital de Chiapas, el río Sabinal es un claro ejemplo de la destrucción del medio ambiente por el crecimiento desmedido de las ciudades, por el sistema vigente de máxima utilidad por encima de cualquier valor y por las prácticas de corrupción imperantes entre las autoridades y gran parte de la población.

Para las familias tuxtlecas de larga tradición, el río fue un lugar necesario para la existencia cotidiana, fuente de agua potable que se deterioró poco a poco, a veces a pasos agigantados. También fue un centro de ocio y esparcimiento, donde las familias llegaban a bañarse y a pasar momentos de descanso.

Berriozábal, Chiapas. Fotografía de Rafael de J. Araujo González. 2018


Con el paso de los años, el río cedió su lugar a otros espacios naturales como lo es el Río Santo Domingo o las "Pozas de Berriozábal" (hoy conocidas como "Paso burro"). Estas pozas se ubican en un municipio vecino donde la modernidad también deja sentir su presencia. Tal vez por eso, por ser un atractivo para las familias locales y las tuxtlecas, en algún momento sufrió alteraciones por mano humana como podemos ver en mucas de las imágenes siguientes.

Berriozábal, Chiapas. Fotografía de Rafael de J. Araujo González. 2018

Uno de los afluentes que se considera origen del río Sabinal es el que da forma a las "pozas de Berriozábal", ubicadas en las cercanías del asentamiento humano principal del municipio. Ahí, como se observa en las imágenes anteriores, la mancha urbana ha llegado a orillas del río, ubicando asentamientos humanos en zonas de riesgo y afectando el cauce mismo.

Al salir e intentar acceder al afluente, es necesario atravesar alguna propiedad que, como se observa en la siguiente imagen, también se ha intervenido de manera poco razonable.

Fotografía de Rafael de J. Araujo González. 2018

Fotografía de Rafael de J. Araujo González

Diversas disposiciones internacionales relativas a la cultura y al patrimonio señalan la importancia económica de las actividades relacionadas con ellos. De ahí que existan disposiciones normativas que busquen incentivar el uso racional y sustentable de los bienes culturales porque los expertos han coincidido en que la cultura -incluido el aspecto patrimonial- pueden tener un impacto positivo en el nivel de vida de las comunidades. Sin embargo, el uso no racional y que atente contra la naturaleza pueden generar efectos adversos.

En Paso Burro, las personas han notado este potencial impacto económico y han intervenido, tanto en el acceso como en el río. Al ingresar han instalado una serie de criadores de peces que toman el agua del río. Para poder acercarse al afluente, además, hay que cubrir una cuota. Y, como se observa en la siguiente imagen, el cauce ha sido intervenido para generar más espacios donde las personas puedan introducirse.

Fotografía de Rafael de J. Araujo González. 2018

Lástima que la falta de conciencia ambiental y el interés desmedido por la obtención de dinero estén afectando negativamente estos espacios naturales, cada vez más escasos.

Fotografía de Rafael de J. Araujo González. 2018

Comentarios

Entradas populares de este blog

Mural en las calles... y en el río también!

Construcción del patrimonio natural local: el parque del oriente en Tuxtla Gutiérrez