Lagos de Colón: encuentro y reencuentros

La Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), de México, señala que el Municipio fronterizo La Trinitaria, Chiapas, está situado al sureste de Chiapas, justo en la frontera con Guatemala. Al caminar rumbo a la frontera, además de disminuir drásticamente la altura del terreno y dar paso a un extenso valle fornterizo, se aprecia la sierra de los Cuchumatanes del vecino país.

Al fondo, la Sierra guatemalteca de los Cuchumatanes, vista desde la carretera de Los lagos de Colón, en la Trinitaria, Chiapas. Fotografía de Rafael de Jesús Araujo González. 2017

Antes de continuar por la carretera que lleva a Ciudad Cuauhtémoc, una desviación invita a la exploración de un lugar ajeno al bullicio urbano, es una zona rural donde la tenencia de la tierra es ejidal y el agua adquiere el nombre del rey anfibio: lagartero, el río que da pie a un conjunto de arroyos y de lagunas que han sido nombradas como Lagos de Colón.

Uno de tantos remansos de agua que muestran la edad de la tierra a través de las piedras. Fotografía de Rafael de Jesús Araujo González. 2017.

La zona es pantanosa por la abundancia de agua. Si uno observa con cuidado, el viento hará de las suyas pues, además de leyendas ancestrales, ofrecerá una degustación de olores y sonidos de misterioso acento. Ésta es la ocasión para que los visitantes se preparen porque al anochecer, la imaginación, la buena plática, la música y la compañía, permitirán reforzar esos añejos lazos que hicieron del hombre primitivo el ser que hoy es.

Fotografía: Melisa. 2018.

El camino permite sentir a plenitud la naturaleza y ofrece diversas experiencias que, si se tiene el cuidado de la caricia, el tacto al andar reconstruirá tiempos pasados y primitivos, siempre, rodeados del elemento vital: el agua.

Lagos de Colón ofrece esa opción turística llamada senderismo que, aquí, está en íntima conexión con el agua. Fotografía de Rafael de Jesús Araujo González. 2018.

Así, el ojo atento podrá darse un banquete de imágenes únicas que, poco a poco, convencerán al cuerpo a dejarse sumergir en las aguas cristalinas de los arroyos y ríos.

Fotografía de Marco Antonio Gómez. 2018.

Fotografía de Marco Antonio Gómez. 2018

Fotografía de Marco Antonio Gómez. 2018


Comentarios

Entradas populares de este blog

Paso Burro, Berriozábal

Mural en las calles... y en el río también!

Construcción del patrimonio natural local: el parque del oriente en Tuxtla Gutiérrez